Qué Somos?

Un centro de mediación con mediadores profesionales. Ayudamos a encontrar la solución con un procedimiento legal, flexible y rápido; alternativo y/o complementario a la vía judicial. Fomentamos la mediación como medio de solución de conflictos entre personas, de modo legal, de forma pacífica y respetuosa, de manera positiva y creativa. Desarrollamos y aportamos formas de comunicar, observar y escuchar, que hacen posible nuevas percepciones y otros puntos de vista, y que permiten a las partes alcanzar acuerdos favorables. Consulta informativa con cita previa.

Qué es la Mediación ?

La mediación es un medio de solución de conflictos, entre dos o más personas, con la intervención de un mediador. La mediación es un procedimiento legal, voluntario, confidencial, comunicativo, breve y económico, flexible y actual.

– Legal. Es un derecho de todo ciudadano en su acceso a la Justicia.

– Voluntario. Cada parte decide por sí misma si entra en la mediación, si permanece o si quiere salir, y, finalmente, si acepta un acuerdo debatido en mediación.

– Confidencial. El mediador, las partes y abogados intervinientes no pueden revelar la información obtenida en la mediación.

– Comunicativo. La comunicación entre las partes, de igual a igual, es un elemento esencial para analizar y reconducir las emociones y para descubrir conjuntamente la solución.

– Breve y Económico. El mediador o mediadora y las partes eligen el ritmo de las sesiones, deciden los plazos más breves de tramitación en cada mediación y acuerdan el precio más ajustado.

– Flexible y Actual. Las partes y el mediador, dentro de unas reglas conocidas, deciden en cada momento lo más adecuado a su situación.

Con la mediación, el Estado, en el ámbito de sus competencias, cede a las personas las competencias necesarias para resolver problemas y les otorga la posibilidad de ejecución judicial a los acuerdos documentados válidamente.
La mediación y el mediador son el medio idóneo de prevención, gestión y solución de conflictos, entre particulares, comunidades, asociaciones, empresas y organizaciones.
La mediación y el mediador proporcionan el marco institucional y la ayuda profesional adecuados para ser tenidos en cuenta por abogados, médicos, psicólogos, educadores, trabajadores sociales, ingenieros, arquitectos, etc.

Que hace un Mediador ?

Un mediador, como profesional independiente, interviene en la mediación de forma imparcial y neutral, escucha y observa a las partes, y les ayuda activamente a resolver su problema.
Presta atención a las emociones de cada parte, incentiva y hace fluir la comunicación, y coordina y facilita los tiempos de exposición de igual a igual entre ellas.
Fomenta y normaliza en cada persona su autoestima y confianza en los propios recursos para identificar y lograr lo que busca, y exponerlo a la otra parte. La seguridad de cada parte genera a su vez confianza en quien la escucha.
Alienta a ambas partes en la comprensión y valoración mutua, y en el reconocimiento a la otra de la capacidad para afrontar los temas de discusión.
Así, cada uno escucha, reorienta sus percepciones y toma en consideración otros puntos de vista de forma positiva, en la búsqueda de soluciones satisfactorias mutuas.
Cuando las alegaciones o pretensiones de las partes no se pueden justificar solo con su afirmación, el mediador estará atento para ayudarles a concretar qué tipo de justificación o prueba puedan necesitar, ya sea aportando algún documento, testigo, o perito que permita a cada parte comprobar la validez de las pretensiones alegadas, y, en su caso, proponer y alcanzar las correcciones necesarias en las pretensiones alegadas.
El mediador transmite a las partes confianza y esperanza en la eficacia y buen fin de la mediación. Para alcanzar la solución común de los problemas el mediador utiliza técnicas y estrategias adaptadas a cada caso.
Por complejo o difícil que parezca, con el esfuerzo y colaboración de cada parte, el mediador les guía y anima a ser creativos en las propuestas, para dejar atrás el pasado con sus tensiones, temores e incertidumbres.
La persona mediadora les ayuda a recuperar su confianza en las capacidades de cada uno para trabajar y alcanzar un futuro con satisfacción mutua de sus intereses, con acuerdos estables y en convivencia pacífica.

Cómo es una mediación ?

La mediación se puede iniciar por petición de una parte o de ambas partes de mútuo acuerdo; y, recibida una petición de mediación, el mediador cita a las partes a una sesión informativa.
En la sesión informativa de mediación, el mediador recibe a las partes, se presenta y les pide que se presenten, le pregunta a cada uno como desea que se le llame en las reuniones, si ya conocen o no la mediación y si desean preguntar algo antes de seguir; comunica a las partes cuales van a ser las reglas de conducta, y que su relación y trato debe realizarse con respeto.
La persona mediadora les indica que cada uno tendrá su turno para hablar y que no deben interrumpirse; que, en su tiempo, podrán expresar sus sentimientos, pensamientos, opiniones, deseos y necesidades, así como sus propuestas de mejora o solución sobre los temas que les preocupan.
A la sesión informativa, si lo prefieren, las partes pueden asistir acompañados de sus abogados.
Al final de la sesión informativa, si se aceptan las reglas a seguir, se fijan las fechas para comienzo de las reuniones de mediación y fecha para la sesión constitutiva de inicio de la mediación, en la que se fijan los precios, número previsto de sesiones y plazo estimado para finalización; se hace constar el idioma elegido y el lugar de reuniones.
Ya en la mediación, el posible bloqueo inicial de las partes va abriéndose y cambiando, desde sus primeras posturas “casi cerradas”, a momentos posteriores más propensos a la comprensión y tolerancia en la diversidad de opiniones, con fases de exposición más cooperativas y constructivas.
Paso a paso, ambas partes se permiten dialogar y debatir más razonadamente, y aportan en su apoyo la documentación y justificación de las pretensiones de cada uno.
Así, con nuevos métodos y pautas de conducta, se abren caminos y se ven nuevas perspectivas en la búsqueda y encuentro de la solución deseada por ambos.
Cuando el debate y las propuestas llegan a su fin, son las partes las que deciden si han alcanzado o no el acuerdo que mutuamente desean. Y, finalmente, el mediador redacta el acta final y, en su caso, el acuerdo; que será vinculante entre las partes. Cada parte recibe una copia de las actas y acuerdo alcanzado.
El acuerdo podrá ser elevado a escritura pública ante Notario, o, ser homologado ante el Juzgado, al objeto de su configuración como título ejecutivo.
La mediación, pues, se puede desarrollar en una o varias reuniones. En cada sesión, el mediador/a puede estar con ambas partes o con cada una por separado, siempre con conocimiento de ambos.
La información obtenida por un mediador en una sesión individual no puede ser revelada a la otra parte sin autorización expresa.
La mediadora o el mediador hacen un seguimiento de lo que dicen y proponen las partes para debatir, les ayuda en la argumentación y presentación de opciones y propuestas de solución, toma nota de todos los acuerdos que se van produciendo, y formaliza el acta final y el acuerdo alcanzado.
Entre sesiones y antes de la firma del acuerdo final, las partes podrán realizar consultas con su abogado o asesor.