Objetivos Generales

La mediación tiene como objetivo proporcionar el medio y las reglas para restablecer la comunicación entre dos o más personas, y poder debatir, argumentar y resolver un problema común.

La mediación crea el marco institucional necesario para alcanzar un acuerdo útil, estable y duradero.

La mediación promueve entre las partes la lealtad, la buena fe y el respeto.

La mediación y el mediador son la mejor ayuda, cuando necesitamos mejorar la comunicación

Beneficios Emocionales

Las partes tienen oportunidad de expresar sus quejas, sus deseos, sus necesidades, de hacerse oír y de escuchar lo que la otra parte necesita igualmente transmitirle.
El mediador ayuda a cada parte a controlar y superar las emociones de ira, miedo, culpa o vergüenza en un ambiente de comprensión y respeto mutuo.
Paso a paso, cada uno adquiere o descubre nuevas competencias, pautas y maneras de comunicación que cambian y mejoran sus percepciones y perspectivas de futuro.
En algunos casos, en relación con el futuro, el acuerdo se puede ver como el único objetivo.
En otros casos, por motivos de familia, de proximidad o de empresa, el dominio adquirido en la mejora de la comunicación es válido no solo para alcanzar el acuerdo, sino para mejorar nuestras relaciones futuras.
Además del efecto beneficioso en cada parte, se genera un efecto extensivo de mejora en el entorno familiar, social y de empresa.
La mediación crea relaciones y soluciones saludables en una justicia terapéutica.